Falta de gestión en las MIPES

“Las MIPES tienen una falta de gestión muy grande”.

Con casi tres años de funcionamiento, las Clínicas Universitarias desarrolladas por la Universidad Tecnológicas Metropolitana (UTEM) se ha convertido en una alternativa real de apoyo a los micros, pequeños y medianos empresarios. Para conocer cómo nace esta iniciativa, sus objetivos y de qué forma puedan ayudar a los Pymes de nuestro país conversamos con Marcelo Abrigo, Encargado del Consejo Asesor Social Empresarial (CASE) de la UTEM.

Con la creación en el año 2013 del Consejo Social Empresarial de la UTEM se dio el primer paso para lo que es hoy en día, las Clínicas Universitarias en donde docentes, estudiantes y empresas de menor tamaño confluyen con la intención de mejorar la productividad de sus emprendimientos. El modelo de la casa estudio busca relacionar las necesidades de las empresas con las áreas disciplinares identificadas en la malla académica de cada carrera, aplicando los conocimientos de los académicos, estudiantes y profesionales en cada uno de los desafíos planteados por las entidades.

Consultado Marcelo Abrigo, Encargado del Consejo Asesor Social Empresarial (CASE) de la UTEM sobre a cómo funciona estas clínicas universitarias expresó que “la forma en la cual generamos un modelo para poder vincularlo es a través de asistencia técnica a las micros y pequeñas empresas y eso lo realizamos con los estudiantes de último año de las distintas carreras acompañados por los académicos que durante el semestre trabajan alguna disciplina, resolviendo una problemática o satisfaciendo una necesidad de la empresa”.

Agregó que “eso no tiene ningún costo para el empresario y lo que gana la universidad en este caso los estudiantes, es que los conocimientos que ellos van adquiriendo en la cátedra, lo van aplicando de forma inmediata”.

Según Abrigo desde la creación del Consejo Asesor Social Empresarial y la puesta en marcha de las clínicas universitarias llevan más de 120 intervenciones con la participación de 400 alumnos de las distintas disciplinas que tiene la universidad. “Lo que hemos estado haciendo es que cada semestre es una experiencia nueva, tratamos de incorporar una nueva disciplina cada semestre, pero la verdad es que los recursos siempre son escasos, entonces no podemos abordar todas las áreas de una sola vez y por lo tanto, cada semestre vamos sumando alguna asignatura”.

Sobre las principales problemáticas que han podido observar a través de las intervenciones de los alumnos en las empresas de menor tamaño, el encargado del Consejo Social Empresarial de la UTEM comentó que “en general el principal problema de los pequeños empresarios es que hay un problema fuerte de financiamiento. Las Mipes tienen una falta de gestión muy grande, de profesionalización y ese es el mayor problema”. Agregó que “también está el tema del temor al cambio, y eso es lo bueno de los estudiantes que los obligamos a enfrentarse con empresarios que tienen temor al cambio, empresarios que llevan 30  o 40 años haciendo lo mismo y de la misma forma. Ahí hay un todo un trabajo de convencer, de romper esas barreras y eso es un aprendizaje muy importante para los estudiantes”.

Además dijo que el aprendizaje que tienen los estudiantes es también muy grande, una vez que han concluido su participación por medio de las clínicas. Al respecto señaló que “la verdad es que ellos se sorprenden mucho con el resultado de este trabajo. Ellos parten con expectativas muy bajas, pero terminan muy entusiasmados y la verdad que hay un reconocimiento súper grande respecto a los que ellos aprenden”.

Consultado por la función que cumplen los docentes, Abrigo dijo que “el académico cumple un rol fundamental porque él transfiere a los estudiantes, en especial en la primera etapa de la clínica, un conocimiento que ellos no lo adquieren en las aulas que es cuando va a visitar una organización, les dice qué es lo que tiene que mirar, cómo tiene que hacerlo, qué es lo que interpreta el estudiante eso que está viendo”.Y con respecto a cómo los empresarios valoran esta iniciativa de la UTEM expresó que “lo que ellos agradecen mucho es la mirada de frescura que le da el estudiante, además que los estudiantes en general por ser nativos en los temas tecnológicos, aportan una mirada desde la tecnología súper importante que el empresario está con años luz de poder tenerlas…”.

Finalmente Abrigo expresó que el desarrollo de las Clínicas Universitarias dicen relación con el rol social que tienen como Universidad estatal y que esa función se cumple a cabalidad al apoyar las micros y pequeñas empresas que no tienen los suficientes recursos para tener este tipo de respaldo. Pero además existe la posibilidad de “poder entregar a la sociedad profesionales que tenga un perfil profesional que esté adecuado a las demandas del mercado y al tener este contacto con las Pymes”.

A juicio del representante de la UTEM “nosotros estamos formando profesionales para ese sector que en la actualidad es uno de las más grandes de la economía en términos en números de empresas, no así en términos de facturación, pero que tiene una productividad muy baja. Entonces al profesionalizar lo que estamos apostando es mejorar la productividad y que ellos realmente empiecen a tener una mayor participación en la economía del país en especial en las ventas o de la facturación”.

Dentro de las disciplinas que trabajan la clínicas de la UTEM se encuentran: Material fotográfico de productos y servicios, Producción y creación de comunicación visual e identidad corporativa de empresas exportadoras, Prácticas Técnico Profesionales de Diseño Industrial, Investigación de Operaciones, Formulación y Evaluación de Proyectos, Procesos Industriales y Control de Calidad, Ingeniería de Software y Marketing.

Para solicitar tu contraseña, visita nuestra sección de suscripción ediciones anteriores y la enviaremos a tu correo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *